viernes, 2 de agosto de 2013

LA VERDAD SOBRE LAS SIRENAS

La verdadera historia de la leyenda de las sirenas 




















Sabemos, que ya les hemos puesto mucho sobre este tema, pero esta vez, hemos querido ir más allá, y ponerles nuestra propia opinión sobre este tema, ya que en el canal Discovery no se deciden a volverlo a poner, la segunda parte del primer documental. Esperamos que os guste:



La verdadera historia de las SIRENAS

A mediados del 2012, la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), la Agencia Federal de oceanográfia de Estados Unidos, sintió la necesidad de declarar oficialmente que las sirenas no existen! "Las sirenas del mar, mitad humano y mitad pez, son criaturas legendarias que se narran desde tiempos inmemoriales", escribió el sitio web de la NOAA.

Pero la incursión de la NOAA no es al azar, de hecho fue emitido tras la emisión de un programa emitido por Animal Planet titulada: "Sirenas, cuerpo encontraron", con el subtítulo "una pizca de verdad que vive debajo de la leyenda de las míticas sirenas".

Eso era en realidad una especie de documental, en el que, como señaló el emisor, la ciencia se ha utilizado como un trampolín para la imaginación". Pero obviamente muchos espectadores lo tomaron por un documental y un par de días más tarde el Instituto de Oceanografía recibió cartas en las que exigieron explicaciones científicas. Así que aquí está la clarificación de la NOAA: con la premisa, "nunca se han encontraron pruebas de humanoides acuáticos". De todos modos, ¿Cómo podría ser posible que una ser mitad mujer, mitad pez realmente exista? [Ver también: Ingeniería genética en la antigüedad]

Sin embargo, no todos están de acuerdo. Hay muchos científicos que han hecho interesantes teorías sobre la existencia, en el pasado evolutivo humano, como el "simio acuático", es decir un antepasado acuático en común entre los homínidos y los simios.

Y también existen muchos testimonios de quienes afirman haber visto a los "humanoides acuáticos" aun viviendo. Según los teóricos de la conspiración, el gobierno de Estados Unidos (siendo NOAA  propiedad de este) sería consciente de la existencia de estas criaturas e incluso podrían organizar un sensacional encubrimiento (incluso justificando la publicación de la NOAA) para ocultar el hecho de que están en posesión del cuerpo de una sirena.

Prueba de este hecho, sería el famoso sonido oceánico "bloop" grabado en las profundidades del Océano Pacífico por la NOAA a finales de los 90 años. ¿Teorías? ¿Fantasías?... Veamos

El problema con las sirenas


Como cualquier críptico con un legado perdurable, las sirenas son aún vistas hoy alrededor del mundo. Desafortunadamente, hay también alguna broma ocasional, secuencias de vídeo manipulado y simples viejas estafas. Por esta razón, es importante tomar cualquier reporte de avistamientos con un grano de sal. Pero existen un montón de criaturas misteriosas al parecer por ahí, escondido en las sombras, a salvo de la ciencia. ¿Es posibles que las sirenas sean reales y unos escurridizos animales, ocultados bajo el vasto velo de los océanos del mundo?

Hay un gran problema con esta idea. Las sirenas y los tritones – su equivalente masculino – son descritos como teniendo la parte superior del cuerpo de un ser humano y la parte inferior del cuerpo de un pez. Esto funciona muy bien para la mitología, ya que existen todo tipo de criaturas con cuerpos mezclados en muchas leyendas antiguas, pero hace las cosas difíciles cuando miramos desde el punto de vista biológico.

Los seres humanos son mamíferos y los peces, bueno, peces. No necesitas un doctorado en biología marina para descubrir que los seres humanos y peces tienen muy diferentes fisiologías, y es prácticamente imposible que una criatura pueda conservar las características de ambos. La pareja no funciona.

Por otro lado, tal vez estamos tomando la parte de "peces" demasiado literal. Los testigos que han visto a las sirenas los han visto a menudo de forma fugaz y sólo pueden describir sus colas como de "pescado" a falta de una palabra mejor. Los antiguos marineros y navegantes pueden no haber conocido otra forma de describirlos. Pero ¿Qué si las sirenas son, de hecho, 100% mamíferos? 

Hay numerosos ejemplos bien conocidos de mamíferos acuáticos con colas de aleta: ballenas y delfines, dugongos y manatíes. Incluso los pinnípedos, con sus pies como de aleta, podría confundirse con colas como de pez.

¿Esto significa que existen especies de mamíferos desconocidos que se asemejan a los seres humanos nadando en el océano? Desde una perspectiva evolutiva, algunos dicen que es posible.

La hipótesis del simio acuático


La teoría convencional sobre la evolución humana afirma que en algún momento en el pasado distante, los ancestros del Homo Sapiens moderno descendieron de los árboles, dejaron los bosques y se mudaron a la sabana. En este ambiente la mayoría de los cambios evolutivos que nos separan de los simios ocurrió. Pero hay una opinión minoritaria en el campo de la antropología que no está de acuerdo. Ellos dicen que en el momento en que nos mudamos a la sabana ya habíamos pasado por una gran parte de la evolución, ya que un cercano antepasado del Homo Sapiens experimentó una fase acuática.

Esto se conoce como la Teoría/Hipótesis del Simio Acuático. Según sus defensores, nuestros antepasados habrían pasado una gran cantidad de tiempo en el agua, quizás la mayor parte del día y habrían comenzado a exhibir ciertas adaptaciones evolutivas a este estilo de vida. Antes de que estos atributos pudieran desarrollarse plenamente, las circunstancias obligaron a salir a los antepasados fuera del agua y adentrarse en la sabana.

Los defensores de esta teoría citan que varios atributos de los seres humanos modernos son compartidos con los mamíferos acuáticos, que no están presentes en los mamíferos de la sabana:

Relativa Calvicie: Otros homínidos están cubiertos de pelo, aunque vengan de las mismas áreas del mundo donde la humanidad evolucionó. ¿Por qué nuestros antepasados perdieron sus abrigos? Según la Teoría del Simio Acuático (TMA) fue porque ellos estaban pasando mucho tiempo en el agua. Como con otros mamíferos acuáticos, todo ese pelo se fue en el camino.

Bipedismo: La habilidad de caminar sobre dos piernas nos da grandes ventajas sobre otros animales, es decir la capacidad de movernos a altas velocidades sin dejar de tener nuestras manos disponibles para el uso de la herramienta (o arma). Pero los partidarios de la TSA dicen que esta adaptación no evolucionó en la sabana, sino en el océano. Una cuerpo vertical daría a nuestros antepasados una ventaja cuando se trata de llegar a la superficie y respirar el aire o mantener sus cabezas fuera del agua cuando vadean en aguas poco profundas.

Grasa corporal: Los seres humanos tienen más grasa que cualquier otro primate y ganan grasa a un ritmo excepcional en comparación con otros mamíferos. Quizás creas que esto es debido a la comida rápida y las horas felices comiendo tus alitas de pollo, pero según la TSA es porque, como las ballenas y delfines, nuestros antepasados fueron mamíferos acuáticos. No es sólo la cantidad de grasa que llevamos, sino donde se distribuye. Gran parte de la grasa es subcutánea, o bajo la piel y, dicen, es más indicativo de un medio acuático.

Grandes cerebros: Algunos defensores de la TSA han insinuado que nuestra relación de cerebro a cuerpo es impresionante debido a un pasado acuático. Dicen que las grasas y otras sustancias que se encuentran en los pescados y mariscos han contribuido a la evolución de un mejor cerebro, y sólo cuando nuestros ancestros comenzaron a pasar más tiempo en el mar este gran cerebro se hizo posible.

Sistema respiratorio: Los defensores del TSA sugieren que nuestra capacidad de controlar nuestra respiración es inusual para un mamífero y más indicativo de aquellos que se han desarrollado en un ambiente acuático. Además, la posición de la laringe parece más como de un mamífero acuático y es diferente de otros mamíferos terrestres.

Las sirenas y la teoría del mono acuático


Así que, ¿Qué relaciona la teoría del simio acuático con las sirenas? Nada, realmente. La TSA es un concepto suscrito por un número muy reducido de investigadores, e incluso ellos no lo han extrapolarlo para sugerir una explicación para el fenómeno de las sirenas. Cuando se habla de la teoría del simio acuático, realmente se esta hablando de la evolución humana, no de sirenas.

Pero no hace falta mucha imaginación para preguntarse qué podría haber pasado si los partidarios de la TSA están en lo correcto. Y, si no todos nuestros antepasados dejaron el mar y se trasladaron a la sabana. ¿Qué habría pasado si algunos se alojaron en el océano y continuaron evolucionando en sirenas?

La teoría del mono acuático presentan una explicación convincente de cómo puede haber evolucionado una criatura humana totalmente acuática. Como las ballenas modernas que evolucionaron a partir de mamíferos terrestres hace mucho tiempo, ¿Es posible que una especie de mono, descendido de los mismos antepasados como nosotros los humanos, puede haber evolucionado una cola como de aleta conservando la parte superior del cuerpo como de un humano?

Para vivir una vida completamente acuática en el océano un homínido tendría que someterse a cambios evolutivos increíbles. Si es cierto, sin duda fue conducido dentro del mar en busca de alimento. ¿Pero cómo caza? ¿Cómo evita depredadores? ¿Es inteligente? ¿Qué tan profundo puede bucear? ¿Dónde viven? 

¿Como sería una sirena real?

Lo siguiente es sólo teoría, pero si asumimos que las sirenas evolucionaron de un ancestro similar como seres humanos podemos hacer algunas conjeturas sobre su estilo de vida y comportamiento.

Las sirenas son inteligentes. Con cerebros grandes y un linaje cerca de los seres humanos modernos, las sirenas tienen que ser muy inteligente. Los delfines y las ballenas son bastante inteligentes, pero las sirenas estarían mucho más allá de su nivel. Esto sin duda les hubiera facilitado la adaptación a un medio acuático, mientras sus habilidades de resolución de problemas les hubiera ayudado en el camino.

Las sirenas viven en grupos sociales. Los seres humanos y nuestros antepasados, son/eran animales sociales. Si las sirenas son reales, probablemente viven en pequeños grupos y trabajar juntos en una comunidad social. ¿Podría construir hábitat bajo el océano? Quién sabe, pero por lo menos deben mantenerse en contacto con otros y coordinar sus esfuerzos.

Las sirenas utilizan herramientas. Es probable que un primate de grandes cerebros utilizaría herramientas. ¿Construyen y usan herramientas específicas? Es probable. Pueden usar objetos como piedras u otros objetos submarinos como herramientas.

Las sirenas son esquivas. El océano es un lugar peligroso, y sin duda las sirenas estarían en el menú de muchas criaturas, al igual que los seres humanos lo estaban en la sabana africana. Ellos podrían haber aprendido a esconderse y mantenerse alejados del peligro bastante bien, uno podría pensar. Esto nos lleva a una comparación poco probable con otro conocido homínido elusivo: el Bigfoot (Pie grande). Si el Bigfoot es capaz de permanecer oculto en los bosques de América del Norte, ¿Cuáles son las posibilidades de encontrar a una sirena en la inmensidad del océano?

Las sirenas son depredadores. Era la comida lo que llevó a nuestros antepasados cerca del océano, y si la TMA es correcta era la comida que los envió dentro de él. Mientras que es probable que las sirenas pueden disfrutar de algunos vegetales del océano, las proteínas y grasas esenciales de mariscos y otra vida marina es lo que la TMA señala como la impulsora de la expansión del cerebro. Puede que puedan o no derribar presas grandes, pero ciertamente podemos asumir que las sirenas están cogiendo y comiendo langostas, camarones, almejas, mejillones y otros bichos que se cogen fácilmente.

Las sirenas son peligrosas. Mientras que es probable que no ataquen a los seres humanos, uno deberia tener prudencia para evitar una confrontación con una sirena. Especialmente en su propio entorno, uno pensaría que tal vez estén más equipadas para despachar rápidamente a una criatura tan débil como un ser humano.

¿Existen las sirenas?

La historia de las sirenas no es tan reciente como crees. Usualmente la leyenda se remonta a las historias de ebrios marineros de 1500, que aturdidos por el ron y los humos de la soledad, podrían fácilmente intercambiar un delfín o una ballena por una sirena bonita y con curvas.

Algunas pinturas nos hacen pensar que la conciencia humana de las sirenas es mucho mayor. Una cueva de piedra arenisca en Egipto son las más antiguas representaciones de las sirenas. En las paredes de la cueva están seres humanos con colas, equipados con lanzas y redes.

Pintura rupestre donde se diferencia, un manatí, un delfín y un humano sirena

Pintura egipcia de sirenas y humanos, coexistiendo.
En los últimos tiempos testimonios de pescadores fueron numerosos. En muchos casos, se dice que al recuperar grandes animales acuáticos algunos están completamente perforados con lanzas y cuchillos de origen desconocido. En algunos testimonios de principios de siglo, se puede ver el asombro y la consternación de los marineros.

Varios pescadores posan junto a un tiburón atravesado por misteriosos arpones.

Tiburón, atravesado por exraños arpones.
Un pescador sostiene uno de los extraños arpones, encontrados en una criatura marina aparecida en la costa.
Un extraño sonido desde el fondo del océano

En el verano de 1997, la NOAA, usando un hidrófono registró repetidamente un misterioso sonido proveniente de las profundidades del océano Pacífico. El sonido creció rápidamente en frecuencia cerca de un minuto y era lo suficientemente amplia para ser escuchado por los sensores a una distancia de 5.000 kilómetros. El origen del sonido apodado "el Bloop" - es, como lo admite el NOAA - de origen desconocido. Según algunos, este sonido puede ser evidencia de un mundo de especies desconocidas.



El Bloop: Un misterioso sonido en lo profundo del océano.

El equipo de Paul Robertson, un ex empleado de la NOAA, en 2007 estaba investigando sobre el inexplicable varamiento masivo de ballenas. Al examinar el tejido de algunas ballenas, los investigadores se dieron cuenta de que los mamíferos habían sido perjudicados por el potente sonar, utilizado en diferentes partes del mundo durante los ejercicios navales. 

La contaminación marina es un fenómeno que en los últimos años ha tenido un gran aumento. La nueva tecnología de sonar utilizado para el mapeo del fondo oceánico que detecta objetivos submarinos emite vibraciones de sonido perceptibles hasta cientos de kilómetros de distancia.

Cuando una especie más sensible, como las ballenas o delfines, se encuentra cerca de la emisión del ruido es un verdadero trauma que conduce a una estampida fatal cuando se dirige hacia la superficie del mar. Según un estudio del impacto de la frecuencia media del sonar militar sobre el oido de una ballena es equivalente a la de un motor de jet despegando cerca del oido de un ser humano a tres metros de distancia.

La conclusión que llegaron los científicos marinos es que las ondas de sonido emitidas por el potente sonar fueron lo que asustaron a esos animales con una audición muy sensible. En un intento de escapar de la andanada de ondas sonoras, los mamíferos fueron empujados hacia aguas demasiado bajas para soportar su enorme tamaño, quedado simplemente atrapados.
A través de los años, estas criaturas poseen una compleja forma de comunicarse, con los demás mamíferos.

En un intento de demostrar esta teoría, Robertson y su equipo se sirvieron de un hidrófono grabador. Fue en esas grabaciones que olleron por primera vez el "bloop". Usando software de audio, los investigadores lograron aislar el sonido desconocido de la criatura mezclado con los sonidos de ballenas y delfines. Después de un análisis más preciso, los investigadores tenían la impresión de que estas extrañas criaturas se comunican con los mamíferos, quizás con la intención de salvarlos del ruido del sonar.

El cuerpo encontrado

Unas semanas más tarde, hubo otro varamiento masivo en Sudáfrica. Incluso en esa zona, los investigadores registraron sonidos similares en sus dispositivos. Robertson y su equipo fueron a investigar. En la playa estaban los restos de una desconocida criatura dentro del estómago de un enorme tiburón blanco. Mientras miraban el tiburón, los investigadores observaron una especie de daga ensartado en boca de los tiburones.
Científicos analizando los restos de la sirena encontrada en la costa.

¿Como había hecho la daga para estar ahí? Una vez que sacaron todo del estómago del tiburón comenzaron a estudiar los restos cuidadosamente para entender que era. En su interior encontraron la cabeza de la criatura, una mano casi completa, una cola tipo aleta.

Además, los investigadores también encontraron un extraño instrumento con un agujero. Al principio no entendía lo que era, pero entonces recordaron el puñal en la boca del tiburon. El objeto parecía ser un empaque perfecto para un cuchillo hecho de algo o una columna vertebral de un gran pez. ¿Pero aquellos habían sido incapaces de producir un artículo similar?

Algunos de los investigadores estaban convencidos de que se enfrentaban con una especie de "homínido acuático inteligente", una sirena! Ahora ellos percibian las misteriosas lanzas y cuchillos encontrados en los cuerpos de muchos peces en el océano.

Arpones encontrados, de posibles sirenas.

Unos días más tarde, cuando el equipo estaba a punto de regresar a los Estados Unidos, los militares confiscaron los restos de la criatura y resultados de la búsqueda. Parece que el gobierno estaba estudiando el fenómeno durante mucho tiempo y ha utilizado a Robertson y su equipo para obtener la información que buscaba. Lo único que faltaba era la grabación de la famosa "bloop".

Los científicos estaban consternados por el hecho de que habían sido retenidos todos los resultados de años de duro trabajo, pero las grabaciones fueron el verdadero tesoro a preservar. Gracias a ellos, se percataron que debido a las sirenas eramos capaces de comunicamos con los delfines y las ballenas. Esta es la primera y la única vez que se tiene el testimonio de una comunicación interespecies. Como algunos saben, en algunos países, los delfines ayudan a los humanos pescadores a pescar, a cambio de una porción substancial del botín! ¿Dónde aprendieron los delfines a hacer esto?

En conclusión

En una reciente entrevista, Robertson dijo que no sabía si las sirenas existen o no, a diferencia de uno de sus colegas que cree que existen y que sólo tienes que encontrarlos. Según Robertson, si las sirenas existen y han sobrevivido durante tanto tiempo es porque ellos saben ocultarse.

Lo único que convenció a los investigadores es que no quieren contribuir cada vez más a la búsqueda de las sirenas: "no creo que los seres humanos sean capaces de coexistir con las sirenas sin exterminarlos". El investigador está aún tratando de conseguir el llamamiento sobre el desarrollo y pruebas de armas de sonar para salvar a las ballenas, delfines y sirenas.

Aunque el documental de Animal Planet sea  no un fraude, hace comprender que las profundidades del océano son verdaderamente la frontera de la exploración humana. Como suele decirse, sabemos mejor de la superficie de la luna, pero no de las profundidades del mar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada